Geo Deportes

RACE REPORT! – LAS CAÑAS 10K Laura del Puerto

000

Primera 10k del año… bueno 9,9km……tercera fecha del campeonato CAU: Las Cañas!!

Para los que no me conocen personalmente les cuento que terminé y empecé el año sin poder correr y y esto fue por razones de fuerza mayor.

Guardé los championes el 15 de diciembre y no los pude tocar hasta el 10 de enero…. Tampoco me dediqué a mirar la tele (porque dejó de funcionar desde que cambiaron lo de cable)….hice un entrenamiento cruzado media hora/día en la piscina, y al retomar pareció como si nunca me hubiera ido…es verdad, me costaba recuperar las piernas, pero en pocos días le agarré la mano de nuevo

En enero todos hacemos 3 semanas de base, de pre-temporada, o como quieras decirle…. 3 semanas de fiesta acumulando kilómetros y fortaleciendo el cuerpo, kms en la pista, kms lentos a mediodía y durante las carreras de fin de semana (La floresta, la 5k de piriápolis o mas sola que el uno por la rambla) iba mechando kms a lo que será mi ritmo de maratón en abril.

A Las Cañas fui a correr, nada de ritmo de maratón… a salir fuerte a ver que pasaba.

Sábado: dormir hasta tarde (como hasta las 9…) y poca cosa hasta la hora de salir a la ruta.

5 compañeros de VO2 en un auto… quinta a fondo… y en menos de 3 hrs y media estábamos llegando al polideportivo de Fray Bentos.

Eran las 19hr, aún había tiempo de “hacer sociales” antes de empezar el calentamiento: sobredosis de fotos, saludar a los conocidos, la infaltable cola para ir al baño, etc.

Faltando 30 minutos para la largada comencé el calentamiento, lo habitual: trote de 12-15 minutos, skipping, taloneo y un par de progresivos cortos. Lo hice sola, cuando voy a correr fuerte me entran los nervios y prefiero aislarme un poco para concentrarme más, ya habrá tiempo de trotar conversando luego de la carrera.

Un hecho me dejó bastante enojada, 20 minutos antes de la largada se me acerca un corredor conocido a consultarme acerca de un dolor muscular que venía padeciendo desde hacía varias semanas. Usualmente doy consejos  al pasar durante algún trote lento (no me molesta ayudar), pero minutos antes de una carrera no me pareció muy oportuno…. . Es verdad, somos médicos las 24 horas del dia… pero yo no le llevo mi pc (que anda cada vez más lenta) al técnico para que la revise mientras hace su entrada en calor…. ni le pido al sanitario mientras está haciendo sus progresivos que me haga un presupuesto para la gotera de la ducha… ni le pido a la peluquera que me recorte las puntas 5 minutos antes de una largada!!

Luego de hacer catarsis al respecto, sigo con la carrera.

Faltando 5 minutos me fui para la largada, ya se estaba acumulando gente.

Me puse lo más adelante que me animé. Cuanto más adelante se larga mejor, pero siendo realista hay muchos varones que corren bastante más rápido que yo, y no iba a estorbarlos con mi tranquito de 3:50 el km.

Me puse en la misma fila que Ceci Cabrera y Allison Wakely, dos referentes a quienes intentar seguir en la carrera.

Largamos!!, media vuelta a la pista y salimos a la ciudad. Cruzamos el puente y empezamos a trepar…. ya me habían advertido que había muchas subidas, pero no imaginaba que tocaría una desde el vamos.

Las primeras mujeres se cortaron solas adelante (bueno “solas” respecto a las otras mujeres… a los varones no los cuento porque juegan otra carrera). Bastante adelante veo a Soledad y a Cecilia… un poco más atrás y a pocos metros de mí va Allison. A la que salió tercera no la conozco y por eso nunca la vi, pasó camuflada entre el resto de los corredores.

Terminando el primer km (todo en subida por cierto) venia en un mini-pelotón con Marisol Castro, Romina Sasso y otra corredora con remera blanca y anaranjada que no pude reconocer.

Marisol encaró la carrera de forma agresiva y me obligó a correr más fuerte de lo que me hubiera gustado al principio del recorrido, algo que fui a agradecerle una vez en la meta.

Fui peleando con Marisol por más de 4kms… de a ratos se ponía unos pasos atrás, pero apenas yo bajaba la guardia ya la tenía al lado o unos pasos adelante. Saqué de la manga todas las estrategias de tortura psicológica que conozco … pero resultaba claro que tenía al lado a una rival fuerte de igual nivel o mejor que yo, y que no se iba a rendir fácil.

No íbamos ni 3km de carrera que ya estaba ahogada y con los cuádriceps prendidos fuego, no había que ser muy genio para darse cuenta de que la única forma de pasarla no iba a ser corriendo más rápido, sino aguantando durante mas rato el dolor del ritmo que estaba poniendo, y así fue que llegando al km 5, sobre el final de un repecho pude abrir unos metros de brecha y con eso fue suficiente para despegarme un poquito.

A diferencia de las carreras de varones, no suele ocurrir que dos mujeres vayan parejas peleando un puesto, porque somos pocas…. acá las mujeres corremos contra el reloj, contra el circuito y contra nosotras mismas (un embole dirían los varones). Nos falta esa instancia de pelea codo a codo contra una rival de nivel similar. Podes picarte contra un varón…pero es difícil que des pelea tan a fondo como contra una mujer, porque los varones no juegan en tu categoría, y poco importa entonces quien gane la batalla.

Mis mejores marcas en 5k y 10k de la vida salieron por tener a una mujer pisándome los talones o por salir a perseguir a una.

Y por eso le agradecí al final de la carrera, y ella hizo lo mismo, en lo que fue una muy buena demostración del concepto de “competencia sana”, rivalizar de forma despiadada pero limpia adentro de la carrera, y una vez se cruza la línea de meta eso se termina y no hay rencores de ninguna parte.

A partir del km 5 cambié de objetivo: además del de “sobrevivir dignamente lo que queda de la carrera” ahora quería alcanzar a Allison!…. La tenia cerca, más cerca que nunca antes en la vida…serian 80 metros, de a ratos 50… pero ya nos acercábamos al “mini-muro de las 10k” y la cosa se empezaba a poner difícil.

El “mini-muro” le digo a esa pequeña muerte que ocurre sobre el km 6 y que dura hasta el 7,200-7,500, Hubo muro, pero ya sabía que iba a ser así, casi que lo estaba esperando.

No podía acercarme a Allison, yo apuraba el paso pero ella también, ….

Ya había perdido la cuenta de cuantos repechos llevaba…. Lo bueno era que ella no se estaba yendo, le mantenía la distancia y con eso me mantenía motivada.

Me llamó mucho la atención la cantidad de público alentando en la ruta. TODO el camino con autos a los costados aplaudían o daban frases de aliento. Niños ofreciendo agua, las radios de los autos que transmitían la carrera, etc. Mucho mas publico que una carrera de calle en Montevideo me parece.

La llegada al balneario las cañas con tremeeeeenda bajada…  y yo corriendo a tope, y toda desarmada para no perder el equilibrio mientras intentaba apurar más.

Un “tubo” con gente alrededor el ultimo km fue genial….eso ayudaba a intentar un remate… .

Empecé a “rematar” cuando faltaban 1200 mts… y lo pongo entre comillas porque soy la persona con menos pique del Uruguay.

Allison súper cerca pero ya inalcanzable…., un corredor con remera de peñarol me dijo de intentar alcanzarla cuando solo faltaban 300mts y se puso adelante intentando tirarme…pero yo ya iba con el cuenta revoluciones en 6mil y no pude seguirlo.

Agradezco a quienes me felicitaron por el sub 40 pero no nos vamos a mentir, a la carrera le faltaban 110 mts así que iba para un 40:20….igualmente 50 segundos más lento que mi mejor marca personal, y muy conforme por haber dado todo en un circuito difícil ….sobre todo luego de un 2014 durante el cual solo participé en dos carreras de 10km y en ninguna con intención de hacer marca ni  de correr “bien”.

Una ducha regenerativa (a -3°C de temp el agua), unos fideos que seguían tibios en el tapper (sospechosamente tibios) y un retorno a Montevideo haciendo postas para manejar (todos acalambrados)

2 am ya en mi casa….aún con los oídos tapados, y pensando en las 12 semanas que restan para la maratón de Montevideo y en las ganas que tengo de una revancha en 10km mas planos.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *