Geo Deportes

El mito de no comer por la noche para adelgazar

insomnias_

Algunas personas piensan que si quieres adelgazar (o no engordar) es recomendable no cenar, o cenar temprano. Según esta teoría si comes antes de acostarte, como no vas a hacer ejercicio después, tu cuerpo almacena esas calorías directamente en grasa, lo que te hace ganar peso. Eso es un mito.

1º- La calorías no saben de horas

Como ya hemos comentado alguna vez en el blog, ganar o perder peso responde a una lógica muy sencilla: si gastas más energía de la que ingieres adelgazas, y si consumes más calorías que las que quemas engordas. Pero no hay un horario para eso. Importa el total de aportación energética que hayas tenido durante el día respecto al gasto energético del mismo periodo. No importa que hayas recibido las calorías en un momento u otro.

2º- Tu cuerpo consume calorías incluso cuando duermes

La mayoría de las calorías que gastamos sirven a mantener en funcionamiento nuestro cuerpo. Nuestro cerebro es un gran consumidor de energía, y también el resto de nuestro metabolismo. Por poner un ejemplo, una persona activa puede perfectamente gastar 2/3 de las calorías solamente para su metabolismo. Este dato contradice la idea falsa de que dormir no consume calorías y que por lo tanto comer antes de dormir haría engordar más.

3º- Lo importante es lo que comes

El problema de comer por la noche viene de la calidad de lo que se come. Muchas personas descuidan su alimentación durante la jornada (porque están muy ocupadas), y cuando acaba el día tienen mucha hambre. Tener hambre no es malo en sí, pero tiene como consecuencia el privilegiar comida rápida y calórica sobre comida sana y equilibrada. Si tienes mucha hambre, no te apetece preparar nada, prefieres lanzarte por las galletas, las patatas fritas, o cualquier cosa que te de una satisfacción inmediata. Allí está el problema.

4º- Comida y sueño

Dejemos el tema del peso un momento. Hay un motivo para no comer mucho antes de dormir, pero está más relacionado con el tema de la salud y el bienestar que con adelgazar. Si comes mucho justo antes de acostarte puede perjudicar tu sueño, porque no se sentirás muy cómodo. Al mismo tiempo, si has comido demasiado, la posición tumbada favorece elreflujo gástrico, que no solo es molesto, sino malo cuando es recurrente. Para dormir bien, no abuses de comida antes de acostarte.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *