Geo Deportes

Cronica de Runfit Adventure Race 2014 – Salto del Penitente por Jorge Xavier

xavier

En la mañana de la denominada “Noche de la Nostalgia” aquí en Uruguay, se disputó la 1a. edición de la Runfit Adventure Race en Salto del Penitente, con dos distancias: 8 y 15 Km. Fue una iniciativa del inquieto Fabián Laureiro, editor de la Revista Runfit, quien tuvo la brillante idea de organizar esta carrera en un lugar único de las sierras de Minas. Con seguridad, en los días previos y ante la amenazante previsión del tiempo -alerta meteorológica, lluvias abundantes- debe haber pasado por momentos de zozobra, tratando de “rezarle” a sus dioses para que se apiadaran y le permitieran atravesar con éxito por esta prueba.

No solamente resulta muy arriesgado asumir el desafío de sacar una revista como Runfit -excelente, por donde se la mire- en un mercado muy reducido como el de Uruguay, a “pulmón”, con escasas posibilidades de contar con apoyos comerciales, sino que además el amigo se la jugó por organizar una carrera “distinta”, en un lugar alejado de Montevideo, y en pleno invierno. Ya desde el jueves pasado se anunciaban lluvias intensas. Sin embargo, el tiempo se fue comportando bastante bien, con temperaturas elevadas y una lluvia “tolerable” durante la madrugada previa. En mi caso, me había ido hasta Punta del Este, así que temprano emprendimos el viaje con Adriana hasta Salto del Penintente, donde llegamos alrededor de las 9.40. Hacía calor y había bastante humedad, lo que hacía prever una carrera complicada.

Algunos de mis “hermanos de la montaña” ya se habían alojado en la noche previa allí en el Salto, así que en cuanto llegamos, los encontré y estuvimos conversando sobre los próximos desafíos. ¡Es que con algunos de ellos, nos vamos a correr al Cerro Campaquí (San Javier y Yacanto, Córdoba) a principios de octubre!. Un número muy interesante de corredores se sumó a la iniciativa de Fabián, demostrando que cuando las cosas se hacen con seriedad y en un entorno único, somos muchos los que decidimos apoyarlo y disfrutar a pleno de este contacto con la naturaleza.

Dado que venía de los 80 Km de la Half Mision en Serra Fina (Minas Gerais) durante los días 9 y 10/08, decidí salir a ritmo bien controlado, tratando de ver cómo me sentía físicamente después de ese tremendo esfuerzo. Tanto quienes corrían 8 Km como los que hacíamos 15 Km, salimos hacia el sur por trillos de pasto con algunos cruces de agua, para ir separándonos de a poco.

Cuando llevábamos 1.5 Km atravesamos el primer alambrado, momento en que noté que se me había roto el chip que llevaba en el calzado, pero continuaba bien atado. A los 1.8 km volvimos a atravesar otro alambrado, para continuar avanzando y salir a una carretera de tierra, donde tomamos a la derecha.

Un poco más adelante, encontré a Paola Nande que avanzaba caminando. Se sentía mal del estómago, al extremo que me dijo que posiblemente cambiara a los 8 Km en el punto de hidratación -donde nos separábamos-, momento en el que iba a evaluar su situación. En ese tramo, encontré a Ezequiel
Paysée, un debutante en esta disciplina y conocido de Fabio Guillén (el amigo que corrió la Short Mision en Serra Fina), con quien fuimos tirando durante un buen rato e intercambiando información sobre estas carreras.

Me vino muy bien todo ese tramo, ya que pudimos trotar sin preocuparnos por el ritmo que llevábamos, casi exclusivamente pendientes del precioso entorno de esta zona mística del Uruguay. Con seguridad, Ezequiel será otro “fanático” de las carreras de aventura. Es más, ya me dijo que piensa ir a correr el año próximo a Serra Fina…

Con bastante calor, llegamos al primer puesto de hidratación ubicado a los 5.5 Km., momento en el cual Paola se detuvo para intentar recuperarse. Ya allí me confirmó que iba a seguir el recorrido de los 8 Km, pues no se sentía bien. En esos tramos, también encontré a otros dos nuevos compañeros que irán al Champaquí, Andrés Silva y Andrea Molinari.

Con Ezequiel pudimos mantener un ritmo consistente. Físicamente me sentía muy bien, sin sufrir dolores musculares como temía en la previa, ni agotamiento como resultado de la enorme carga de hace dos semanas.

Alrededor de los 11 Km, un corredor estaba acostado intentando recuperarse de una torcedura de tobillo, ayudado por otro compañero que nos indicó que se quedaba a auxiliarlo. Al confirmar que era un problema muscular, continuamos nuestra marcha rumbo a la meta.

En ese momento, Ezequiel empezó a quedarse un poquito atrás, y casi enseguida encontré a “Caroteno” Chabalgoity quien avanzaba junto a otro debutante -Pablo- quien casi seguramente vaya a correr al Champaquí. ¡Otro más! Vamos a ser una “patota” en las sierras de Córdoba. Las conversaciones que siguieron, fueron de lo mejor de la jornada. No puedo negar que me encanta compartir mis experiencias de carrera con estos recién llegados, así que pude explayarme en recomendaciones para los entrenamientos y carreras.

Caroteno también se quedó un poquito, y con Pablo seguimos avanzando para encarar la última larga subida entre piedras, para casi enseguida atravesar un alambrado y salir a unos escasos 500 metros de la meta. ¡Y en bajada!. Con Pablo corriendo a muy buen ritmo, completamos los 14.5 Km que me marcó el GPS en un tiempo neto total de 1 h. 38 min. 33 seg. (promedio de 6m 48s/km), en la que fue mi carrera No. 315.

¿Qué agregar? Dije al principio que esta fue la “primera” edición… es que con seguridad esta será una cita ineludible de cada año, a la que se le agregarán otros recorridos. La atención durante la carrera fue muy razonable, con puestos de hidratación bien ubicados y un recorrido muy bien señalizado, comprendiendo tramos por diferentes terrenos en una zona única de Uruguay. La muy buena concurrencia, demuestra que este tipo de iniciativas tienen un muy amplio apoyo entre quienes disfrutamos de esta disciplina. Es más, podría haber estado un poquito más “duro”, así teníamos un poco de anécdotas para contar. Salvo un corto tramo con mucho barro muy cerca del final, el resto estuvo caracterizado por un terreno firme y seco.

¡Qué bueno habría estado si caían algunas gotas de lluvia durante la carrera! Gracias Fabián Laureiro, Revista Runfit, Schnell, guardaparques del Salto del Penitente, amigos y compañeros de carrera. Gracias a todos los que me ofrecen sus fotos.

Nos vemos, en la ruta.

Conoce mas cronicas de Jorge en su blog

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *